Servicio médico de vigilancia de la salud versus intimidad de un cliente!!

Ha vuelto a ocurrir, a pesar de los muchos informes, noticias y distintas resoluciones de las distintas autoridades de control y profesionales especializados en la materia. El caso es que se han vulnerado varios principios normativos de un plumazo y provocando la comisión de varias infracciones legales: el principio de calidad de los datos del trabajador (datos inexactos), el deber del debido sigilo, la cesión de datos especialmente protegidos a un tercero distinto del interesado (de otra persona)…. en fin… un sin sentido provocado por un servicio médico del que se presupone un escrupuloso respeto al sigilo de la información de la salud y de la intimidad de sus pacientes (los trabajadores de las empresas cliente).Por no hablar del incumplimiento de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales:Art. 22.3. Los resultados de la vigilancia a que se refiere el apartado anterior serán comunicados a los trabajadores afectados. 4. El acceso a la información médica de carácter personal se limitará al personal médico y a las autoridades sanitarias que lleven a cabo la vigilancia de la salud de los trabajadores, sin que pueda facilitarse al empresario o a otras personas sin consentimiento expreso del trabajador.

Un compañero mío recibió el sobre con los resultados del reconocimiento médico que le había efectuado el servicio médico ajeno contratado por nuestra empresa para  realizar la vigilancia de nuestra salud. Y lo recibió como mandan los cánones: en mano y en sobre cerrado.

El problema es que este compañero se percató al abrir el sobre y comprobar alarmado que tenía nuevas dolencias hasta ese momento insospechadas. Y es que, a pesar de que sus datos identificativos eran correctos, los resultados de la anámnesis y de los análisis y pruebas realizadas, correspondían a los de otro compañero con el que acudió el mismo día al reconocimiento. Menos mal que existe la comunicación informal en la empresa, estos dos compañeros se llevan bien y se conocen… y pudieron enseguida identificar la errata….

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *