Es necesaria una reflexión: “Donde estamos y hacia dónde nos dirigimos”

Creo firmemente en la necesidad de concienciar y corresponsabilizar a las personas que utilizan sus datos y los exponen de forma ilimitada, normalmente por desconocimiento de los posibles riesgos existentes.

Me preocupa principalmente el uso que individualmente estamos realizando con ayuda de las Nuevas Tecnologías de las webs colaborativas, de los nuevas vías de comunicación que nos proporcionan las redes sociales  (Facebook, Twitter, Youtube, Linkedin…)  entre los que se incluyen los blogs con la publicación de opiniones, datos e informaciones del perfil profesional, personal, comercial… hablamos ya de la existencia de una “identidad digital” que convive o supera a la “identidad analógica” por lo ilimitado de su alcance y de las “generaciones 3.0” que tienen interiorizadas estas herramientas como algo natural en su vida diaria.

En la actualidad y sin apenas darnos cuenta estamos asistiendo a un fenómeno cambiante en cuanto a la protección del derecho a la protección de los datos. Así hemos observado la situación de partida pre-regulación en la que existía discrecionalidad en el tratamiento de los datos, una posterior situación de vigilancia y protección en el uso responsable de los datos por los responsables de su custodia (Administraciones Publicas y entidades públicas y privadas) basado en el cumplimiento de los principios legales y medidas reglamentarias que propugna nuestra normativa vigente, con el consiguiente “castigo” de las autoridades de control en caso de demostrar un incumplimiento, para llegar a la situación actual en la que son los propios usuarios de redes sociales y páginas web los que ponen en juego su intimidad y la privacidad de sus datos personales o los de terceros, generadora de riesgos  y para la que no hemos recibido una educación suficiente. Somos en cierta manera “esclavos” de la inmediatez de la información y del uso de las redes.

Y como de cualquier sistema esclavista del pasado basado en la relación amo/esclavo, la necesidad de estar permanentemente “on line” que genera el uso de redes sociales, presenta entre otras particularidades:

  • Falta de interés del esclavo –> El usuario de redes sociales es capaz de desinterarse durante horas de su entorno habitual y de permanecer, incluso estando físicamente presente en un grupo, al margen de éste; siempre eso sí conectado a Facebook, WhatsApp, Twitter y similares. Se habla en algunos casos y en algunos países de “adicción” al uso de Internet y a las redes sociales.
  • Apropiación total de su persona en beneficio del amo: el fenómeno comentado hace al usuario de redes sociales tener la necesidad de estar permanentemente atento a noticias, vídeos, comentarios… realizados on line y a sentir una satisfacción personal cuando se obtiene respuesta.
  • Empleo de los medios de expresión exteriores a la economía, hasta la violencia pura –> este rasgo se traduce en el caso de las redes sociales en el daño causado por un uso inadecuado de las mismas, dígase a menores (pornografía, el nuevo fenómeno denominado “sexting”…)
  • Carencia de todos los elementos susceptibles de retener al amo sobre la vía de la explotación máxima del trabajador –> Mientras más opciones de entretenimiento y más alternativas ofrezcan estas vías de comunicación mayor será la alienación del individuo y menos tiempo de reflexión tendrá este para la gestión responsable de su tiempo.
  • Posibilidad de emplear grandes cantidades de esclavos, cona explotación lo más feroz posible –> Existen en la actualidad multitud de herramientas para el seguimiento y realización de estadísticas de gustos, productos y servicios de la persona internauta, lo que la convierte en un “potencial consumidor” al que se le lanza la publicidad más ajustada posible a sus gustos y necesidades personales y profesionales en cada momento.

Pero no todas estas particularidades se dan al mismo tiempo ni en el mismo grado, de aquí la posibilidad de que existan distintos grados de explotación y de una evolución. Por ello, debemos estar atentos a la evolución de este nuevo sistema….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *